‘Garantía de la A a la Z’

La entrega de los artículos no cierra el proceso de compra-venta, pues en muchos casos hay que trabajar en las garantías. Ya bien sea la razón de las devoluciones o reclamos, esta etapa es igual de importante al estar relacionada con la satisfacción al cliente. En todo caso, la canalización de quejas dependerá si el producto fue vendido por Amazon o no.

Si se utiliza el FBA, es proceso no será tan engorroso porque sería el propio Amazon el que directamente se encarga de resolver el problema. Pero en caso de productos de vendedores externos a Amazon., el panorama se complica. Si el vendedor fuera Amazon, todo es más sencillo ya que todo está estipulado según unas condiciones que aceptamos al comprar. El caso contrario es donde más problemas se ocasionan porque, en ocasiones, las desavenencias entre comprador/vendedor así lo impiden.

La ‘Garantía de la A a la Z‘, como bien indicamos antes, es para los casos de diferencias entre comprador y vendedor. Amazon media entre cliente y proveedor si no se llega a un acuerdo mutuo. Su papel no se limita solo a enfrentar las partes en conflicto, sino que gestiona el intercambio monetario y demás. Se convierte de forma automática en un mediador en caso de que haya alguna discrepancia. Esto es, no se convierte en una simple plaza de reunión, sino en un juez.

Condiciones para la garantía de Amazon

Cuando compras de un vendedor externo en Amazon.com, la condición del producto y su entrega oportuna están garantizadas por la garantía A-to-z Guarantee. Entrega del producto fuera del tiempo acordado es uno de los casos más comunes en este tipo de disputas. También lo es la recepción de mercancía dañada, defectuosa o no es el producto anunciado en la página de detalles. Cuando el vendedor está de acuerdo en darte un reembolso pero no lo ha hecho o el reintegro del dinero fue por un monto equivocado.

Lo primero es saber que Amazon no paga al vendedor hasta pasado un tiempo prudente (puede llegar a ser incluso de tres meses). Esto es así para que Amazon no tenga que hacerse con ningún cargo económico. Es también para que en caso de que el vendedor desaparezca, haya alguna garantía para el cliente. En este caso concreto (si el vendedor desaparece), el cliente evidentemente se queda con el dinero y con el producto.

Buena comunicación ante todo

Para abrir un proceso de este tipo, primero se debe hablar con el que vendió el producto. Y solamente deberemos recurrir a ella en caso de que no se llegue a un acuerdo. También puede darse el caso de que no conteste y aún entonces, tendremos que esperar 48 horas. Debemos comunicarnos con el vendedor para expresar que está defectuoso o que la descripción no coincide dentro de los primeros 30 días. Si se hace el día 31, por ejemplo, ya no cuenta. En ese caso tendríamos que aplicar la garantía de ley.

Esta reclamación deberá ser solicitada dentro de los primeros 90 días desde la recepción del producto. Y si se llegase a un reembolso, el envío del producto defectuoso deberá producirse en los 14 días siguientes. La comunicación con el vendedor, en cambio, debe ser durante los primeros 30 días desde que lo recibimos. No siempre se llaga a usar esta última garantía, y a veces, simplemente se llega a un acuerdo y no es necesario.

En todo caso, el comprador no está exento de deberes a la hora de formalizar el reclamo y no toda queja tendrá su recompensa. También existe un proceso estandarizado en el que lo ofertantes o demandados expresan de forma explicativa sus alegatos de defensa. La información es recabada por Amazon que luego coteja en su análisis para luego ofrecer una decisión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *